Una forma fácil de aumentar nuestra creatividad con un diario

El diario es un instrumento muy útil. En él anotamos nuestros pensamientos, sucesos, sentimientos, etc. Aunque muy conocido gracias a los medios de comunicación y las películas, el diario se usa más allá de un registro de nuestra historia personal. Así, se usa en investigación para registrar qué se hace durante una investigación, se usa en psicoterapia para que la persona ordene sus emociones y trate de estructurarlas, se usa en las empresas para contar cómo crearon una marca y darles publicidad (son pequeñas historias que se usan con intención publicitaria), etc.

En este post vamos a sugerir el uso del diario para potenciar nuestra creatividad. El proceso es muy sencillo, anote durante varios días, una semana o diez días pueden ser suficientes, sus tareas. Pero además, dónde y con qué recursos realiza sus tareas. Por ejemplo, anote cómo y con qué prepara el desayuno, en qué medio de transporte se desplaza, qué usa para comunicarse con sus compañeros de trabajo o familiares, etc. Es también aconsejable que anote si la forma y el instrumento que utiliza le parecen lo más eficiente posible.

Después, relea ese diario, y piense si le gustaría hacer las cosas de otra forma o con otros medios. Ahí entra la creatividad. Si le piensa que debe cambiar el proceso o los recursos, trate de proponer nuevas formas. Anote todo lo que se le ocurra por muy loco que parezca.

En la tercera fase, valore si esas ideas se pueden llevar a cabo, y si es así cuánto costaría, si necesita ayuda de un profesional, y sobre todo, busque en internet si ya existe algún prototipo, o algún procedimiento que se parezca al que se le ha ocurrido.

Si ya existe ¡mejor! sólo tienen que utilizarlo. Si no existe, anímese a darle forma y en su caso, a construirlo.

Cafetera italiana eléctrica

Un ejemplo, un amigo decía que le encantaría levantarse y que el café del desayuno estuviese hecho. Barajó varias posibilidades para ello. Algunas de ellas la desechó por diferentes motivos. Por ejemplo, no quería que sus familiares se levantasen antes que él sólo para prepararle el café, también desechó usar una cafetera de goteo (que mantuviese el café todo el día caliente) porque su sabor no le gusta. Finalmente decidió usar un sistema casero pero muy eficaz. Compró una cafetera tipo italiana pero de las que tienen una resistencia eléctrica que las calienta. Enchufó la cafetera a un temporizador y lo programó a la hora que se levantaba. Por la noche ponía la dosis de café, lo preparaba todo y por la mañana, al despertarse, también se iniciaba el sistema que le permitía y permite tomar café recién hecho todas las mañanas.

Temporizador

No se trata de un invento que pueda comercializarse o hacerle famosos, pero disfrutar de su café por las mañanas es recompensa suficiente.

Fuente de las imágenes:
Temporizador: http://www.iluminacionexpress.com
Cafetera: http://www.amazon.es

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Creatividad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s