Retos de la investigación educativa

220px-professor_imre_lakatos_c1960s

Lakatos. Fuente wikimedia.

La investigación en Ciencias Sociales en general y en Educación en particular, se enfrenta se enfrenta a los retos propios de la Ciencia en general. Sin embargo, sería un error pensar que se trata de una situación novedosa. Por el contrario, la Ciencia implica cambio y evolución constante. Por tanto, la aparición de desafíos es consustancial a la Ciencia.

[En este post se reflexiona sobre los desafíos de las Ciencias Sociales al día de hoy, según la opinión del autor.]

En cualquier caso, a veces nos encontramos con la idea de que la Ciencia se encuentra en una fase revolucionaria, que va a cambiar como nunca lo ha hecho, que es el fin de la propia Ciencia y el nacimiento de la CIENCIA con mayúsculas totales.

Bueno, esta idea aunque esté muy extendida entre los defensores y creyentes de lo paranormal, no es real. La verdad es que la Ciencia evoluciona, y lo hace con momentos donde se debate sobre los objetos de investigación, sobre las metodologías, sobre los procedimientos, etc. Pero todo ello discurre dentro de los cauces normales que ha caracterizado a la Ciencia desde Descartes. (Para conocer más sobre los cambios paradigmáticos en Ciencia, no dejen de revisar la obra de Kuhn y Lakatos).

Dicho esto, y teniendo en cuenta las matizaciones anteriores, al pensar en los desafíos de la investigación en Ciencia, específicamente en Ciencias Sociales, surgen una serie de temas interesantes.

Primero

Uno de los primeros es el darse en cuenta que estos desafíos surgen porque las Ciencias Sociales investigan. Por tanto, los desafíos surgen vinculados a:

  • Al espacio propio de las Ciencias Sociales: la educación, la emigración, la diversidad, la cultura, los valores sociales, etc.
  • A los agentes participantes: los llamados “stakeholders” en general.
  • Y la acción que se lleva a cabo: por tanto vinculada a la intervención social y a la realidad social.

 

Segundo

En segundo lugar, hay que darse de cuenta de que la metodología de investigación es un termino que hace referencia a una disciplina que consiste en desarrollar unos protocolos (basados en el conocimiento científico) para satisfacer un objetivo de investigación (que no debe confundirse con un objetivo de intervención social). Y cuáles son los objetivos de investigación en Ciencias Sociales… pues los que plantean las disciplinas Sociales (Educación, Sociología, Etnografía, Geografía, etc., ver más AQUÍ) en función de sus intervenciones.

En cualquier caso, sería injusto dejar de señalar que uno de los objetivos básicos de las Ciencias Sociales es aumentar el cuerpo de conocimiento de las propias Ciencias Sociales, aunque dicho objetivo suele olvidarse en los manuales las propias Ciencias Sociales.

 

Tercero

Después de lo expuesto, y sólo a modo de ensayo (opinión) se quisiera hacer referencia específica a algunos de estos temas o retos que desde a modo de fotografía instantánea, pueden identificarse en este momento. Para ser organizados, se presentan en forma de puntos esquemáticos:

  • Temas relaciones con los decisores o quienes solicitan la investigación. Con relación a los agentes o stakeholder que solicitan la investigación, se aprecian aspectos que deben mejorarse. Uno de ellos es que el solicitante tenga claro el objetivo que quiere alcanzar con la investigación. Si no es así, la investigación no puede llevarse a cabo, es así de simple. Otro aspecto a tratar es que si el solicitante ha decidido llevar a cabo el estudio trabaje con un equipo multidisciplinar donde los metodólogos estén desde el principio. No hay nada menos productivos que solicitar un apoyo metodológico con una investigación a medio hacer.
  • Temas relacionados con los metodólogos. Uno de los problemas principales del metodólogo es la falta de formación. Esta falta de formación puede deberse a varios factores: el metodólogo no tiene una formación básica suficiente, el metodólogo no se ha especializado y trata de aprender todas las técnicas, el metodólogo no se comprometo con una formación continua. Estos tres factores pueden darse de manera independiente o conjunta. En cualquier caso, el metodólogo debe tener una formación básica fuerte, debe especializarse en alguna familia de procedimientos en profundidad (es ilógico querer saber cómo funcionan todas las metodologías o incluso todas las técnicas de análisis) y debe estar en continua actualización. De esto se deduce que el metodólogo debe trabajar en equipo de metodólogos para poder satisfacer todas las necesidades de las investigaciones que se le soliciten. En las últimas décadas, las nuevas tecnologías de la comunicación están favoreciendo bastante este trabajo en equipo.
  • Temas relacionas con los objetivos de investigación. Antes se ha dicho que el objetivo debe ser claro, y además, debe ajustarse a lo que pretende el solicitante de la investigación (a veces es el propio investigador). Pero además, los objetivos de la investigación deberían centrarse en la realidad de las personas, puesto que estamos hablando de Ciencias Sociales, y en ningún caso primar las aspiraciones del investigador (promocionar en su carrera, tener un mejor salario, contar con muchos recursos, etc. ). Dicho en términos sencillos: lo primero las personas. En este sentido, los investigadores en general, deben recordar que se publica porque se hace investigación y que en ningún caso está justificado hacer investigación sólo por publicar. Por último, reiterar que los objetivos de investigación en Ciencias Sociales deberían centrarse en problemas reales de la sociedad, que al mismo tiempo implican necesariamente, aumentar el corpus teórico de la disciplina.
  • Temas relacionados con la metodología que se desarrolla. Las metodologías que se desarrollan en una investigación dependen del objetivo de investigación y de los recursos disponibles. Debe evitarse siempre el aplicar la misma metodología independientemente del objetivo de estudio. Esto, por desgracia suele ser frecuente cuando el investigador o metodólogo no tienen una formación suficiente y no cuentan con un equipo de personas suficientemente preparado para superar sus deficiencias como investigadores.
  • Fondos y recursos económicos. La investigación en España depende en exceso de los fondos públicos. Es necesario desarrollar nuevas vías de financiación que garanticen el desarrollo científico, pero al mismo tiempo evitando el mercantilismo que puede darse por intereses particulares. Es muy difícil buscar un equilibrio, pero los fondos públicos no pueden ni deberían sostener todo un tejido científico operativo y productivo. Entre otras razones, porque la sociedad tiene otras muchas demandas básicas que deben ser atendidas. En otras palabras, los equipos de investigación deberían desarrollar sistemas que permitiesen su autofinanciación, evitando la dependencia del poder político, de las instituciones públicas y por supuesto, de las empresas con intereses dudosos.
  • Difusión de los resultados. Tradicionalmente los resultados de investigación se han difundido en artículos en revistas especializadas, monografías de investigación y similares. O bien, se han entregado en formato memorandum, a la empresa o institución que lo solicitó. Sin embargo, ahora es posible una difusión mucho más ágil y también más democrática, a través de las nuevas tecnologías (ver cómo AQUÍ).
  • Cuestiones éticas. Esto es un auténtico problema, los intereses particulares de los investigadores (no sólo de las empresas e instituciones), la práctica del plagio de forma desvergonzada y escandalosa, y el desinterés por el servicio a los demás, suponen un lacra tremenda para la investigación. De forma sencilla, es exigible al investigador y metodólogo un compromiso máximo, sincero y leal con la sociedad. En este sentido, cuatro deberes del investigador son fundamentales: 1.- Las personas (sociedad) primero; 2.-  Olvidemos nuestro deseo de promoción y pongámonos al servicio de quien necesita de nuestro trabajo, es posible que fallemos en el resultado final, pero pongamos todo nuestro empeño en conseguirlo; 3.- NO permitir nunca prácticas inmorales como el plagio; 4.- Practiquemos siempre la meritocracia por encima de credos, culturas, ideologías, etc., que sólo perjudican el trabajo del científico. En este sentido, se puede recordar a Ramón y Cajal cuando decía que él (como científico) sólo era un trabajador de la Ciencia.

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Investigación, Paradigma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s