Archivo de la categoría: Evaluación

¿Qué es evaluar?

Aprovechando un seminario sobre evaluaición del alumnado, he preparado un breve vídeo sobre el mismo.
Existen muchas formas de definir la “evaluación” aunque todas suelen coincider en que es un proceso de recogida de información para la toma de decisiones.
Aquí dejo el vídeo donde explico cómo entiendo la evaluación (principalmente de alumnos).

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cursos, Divulgación, Evaluación

Tareas de aprendizaje

Diseño de tareas de aprendizaje

Para iniciar el diseño de una tarea académica como es enseñar, es necesario determinar el objetivo que se pretende con dicha tarea, así como identificar las diferentes habilidades que se desarrollarán o necesitará el alumnado para realizarlas. Para organizar estos objetivos es recomendable utilizar un esquema que facilite la labor del docente. En este sentido, las distintas teorías procedentes de la Psicología de la Educación son especialmente útiles. Una de las propuestas más recurrentes es la llamada “taxonomía de Bloom” (ilustración 1).

Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo e-learning, Educación, Evaluación, Formación docente

Práctiva vs teoría de la evaluación

Recientemente, la autora Eleanor Chelimsky ha publicado un comentario sobre el enfrentamiento y el entendimiento entre la práctica y la teoría de la evaluación (enlace). Este debate no es nuevo en absoluto, por el contrario, se trata de una cuestión antigua que aún no parece tener visos de ser superada.

En primer lugar, cabe destacar que el ejercicio de la evaluación es una actividad práctica que necesita de un cuerpo teórico que la sustente. Es decir, la evaluación es sobre todo acción planificada. Como tal acción, necesita de unas directrices que marquen el camino. El problema surge cuando dichas directrices o indicaciones, pierden de vista la realidad y exigen unas condiciones que no son posibles. Entonces, la teoría sobre la evaluación, buscando la eficiencia, la objetividad y el cumplimiento de requisitos de medida, se aleja de la evaluación en cuanto a ejercicio profesional.

Cuando se llega a esta situación, los teóricos de la evaluación y los prácticos de la evaluación están tan alejados que cualquier entendimiento parece imposible.

Dentro de este contexto de acercamiento necesario y alejamiento no deseado, Chelimsky afirma que los evaluadores prácticos entienden mejor que los teóricos, la necesidad de buscar un acercamiento puesto que entienden que la investigación debes aportarles un soporte a su actuación, justificando así sus resultados.

En esta situación, algunos evaluadores prácticos trabajan desarrollando sus propios principios teóricos, desde la propia práctica. En el otro lado, algunos teóricos siguen desarrollando formulaciones que son inviables en la realidad (por ejemplo, exigir grupos iguales para aplicar diseños pretest – postest de tipo cuasiexperimental o incluso experimentales verdaderos).

Dentro de esta situación de alejamiento, Chelimisky defiende como vía de superación el compartir la información, usando para ellos encuentros entre profesionales, foros, blogs así como las redes sociales.

Deja un comentario

Archivado bajo Evaluación

Evaluación de los aprendizajes. Viajar a la cara oculta del aprendizaje

Resumen

La evaluación del aprendizaje se centra en los procesos de valoración del conocimiento adquirido por una persona o por una organización. En su análisis, a parte del mismo concepto de evaluación, es posible hacer referencia a otros tópicos cercanos, tales como el de aprendizaje, el de componentes de aprendizaje y el de niveles de aprendizaje.
En el sentido señalado, los niveles de aprendizaje y sus componentes son dos dimensiones a tener en cuenta parar analizar el proceso de aprendizaje en general. Su relación puede usarse también para diferenciar qué es aprendizaje y qué es competencia, si bien, esto dependerá en gran medida de la propia definición de competencia.
En la evaluación de los aprendizajes existe un supuesto básico que consiste en asumir que la evaluación se basa en la estimación del nivel de conocimiento (en general, incluyendo destrezas, ideas, etc.) a través de un proceso de inducción sobre las observaciones que se realizan en tareas concretas.
En este sentido, los instrumentos y técnicas de evaluación tratan de recoger evidencias suficientes como para poder estimar el nivel de conocimiento y los contenidos de dicho conocimiento.
En la actualidad, estas técnicas e instrumentos se usan tanto en soporte clásico (papel, observación directa, grabaciones, etc.) como digital. El soporte digital, además, favorece una evaluación mediada y en la distancia. Esto ha ocasionado dos efectos, por un lado tener que reformular la utilización de algunos instrumentos (exámenes de desarrollo, test, cuestionarios, etc.) y por otro el favorecer desarrollos de nuevas perspectivas en los procesos de valoración, principalmente en aquellos que implican autoevaluación y evaluación entre pares.
Por último, se hace hincapié en que la evaluación no es calificar. La calificación es resultado de un proceso de medición, donde se intenta resumir escalarmente gran parte del proceso de evaluación. Sin embargo, este resumen se produce a costa de perder información.

Deja un comentario

Archivado bajo Evaluación

Qué es la "evaluación de programas de educación ambiental"

Cuando hablamos de “evaluación de programas en educación ambiental” estamos refiriéndonos a una acción que afecta a tres constructos: Evaluación, Programas Educativos, y Educación Ambiental.

  • Evaluación: Es emitir un juicio, realizar una valoración, con la intención de que los resultados sean útiles para tomar decisiones.
  • Programa educativo: Conjunto de recursos humanos, materiales y temporales organizados para la contribución educativa en una realidad social concreta.
  • Educación ambiental: Acciones educativas que tratan de desarrollar una conciencia, actitudes, conocimientos y comportamientos positivos (respetuosos) con el medio ambiente.

Por tanto, la evaluación de programas de educación ambiental puede entenderse como:

Acción planificada, sistemática e intencionada aplicada a un programa educativo, diseñado para conseguir los objetivos de la educación ambiental, con la intención de emitir un juicio de valor sobre parte o sobre la totalidad de su desarrollo, planificación o efectos, con la intención de conseguir información útil para tomar decisiones sobre dicho programa.

Deja un comentario

Archivado bajo Evaluación

Diseño de tareas de aprendizaje

Diseño de tareas de aprendizaje
La taxonomía de Benjamin Bloom ha mostrado su utilidad durante más de medio siglo. Sin embargo, puede ser necesario realizar algunos ajustes a la estructura original dadas las características del alumnado que actualmente ocupa las aulas escolares.
La taxonomía de Bloom organiza la actividad cognitiva (y por tanto el aprendizaje) en seis niveles de complejidad creciente: conocer, entender, aplicar, analizar, sintetizar y evaluar.
Con relación al aprendizaje académico, es básico que para un desarrollo correcto del mismo, la tarea de aprendizaje sea diseñada de forma que:
– El aprendizaje sea observable.
– Sea medible.
– Sea realizado por el alumnado (por cada persona de forma individual).

Por ejemplo, la siguiente tarea:
“Comprender la fotosíntesis”.

Es menos medible que:
“El alumnado deberá realizar una presentación de cada una de las fases de la fotosíntesis”.

Además, cuando se diseña una tarea de aprendizaje, deben tenerse en cuenta los siguiente componentes para facilitar su realización y su valoración:
– Resultados comportamentales del aprendizaje (conducta).
– Condiciones o contexto donde se realizará el aprendizaje (contexto).
– Criterios de medida para valorar el aprendizaje (criterios).

Por ejemplo, una tarea de aprendizaje se puede describir de la siguiente forma:
“El alumnado, en una prueba escrita (contexto), deberá describir con exactitud (conducta) al menos dos (criterio) de las fases de la fotosíntesis”.

Esta forma de presentar las tareas favorecen una comprensión, por parte del alumnado, de qué aprender, cómo se le evaluará y cuál es le margen de error que se considera aceptable para dicho aprendizaje.


Benjamin Bloom
Fuente: http://www.c21te.usf.edu/materials/institute/ct/bloom.png

Otro elemento a tener encuenta en el diseño de una tarea de aprendizaje
es el nivel de competencia que se pretende desarrollar. Así, podemos
trabajar enun nivel básico, donde el objetivo es adquirir conocimiento,
saber cosas. Un nivel superior es aquel cuyo objetivo es aplicar las
técnicas y estrategias que se conocen. Por último, se puede pretender
un aprendizaje tácito, altamente competente, donde la persona no
solamente sigue aprendiendo sino que lo hace al mismo tiempo que
resuelve problemas y aplica su conocimiento previo.

Este grado de competencia se alcanza con el tiempo y la práctica.
Inicialmente, un alumno novel desarrollará el aprendizaje explícito, de
tipo conceptual, posteriormente será capaz de un aprendizaje aplicado
de tipo funcional y por último se convertirá en un experto.

Para cada tipo de aprendizaje se puede utilizar unos instrumentos u otros. Esto es especialmente útil para la enseñanza virtual, que debe prestar especial atención al soporte y formato que utiliza. Así, para el aprendizaje básico se pueden utilizar CD’s, páginas web, libros y artículos donde se exponga el cuerpo de conocimiento que debe dominarse. Para el aprendizaje aplicado son útiles los estudios de caso, las simulaciones, y las prácticas en contextos reales o simulados. Para el aprendizaje experto son especialmente los entornos colaborativos, con situaciones de resolución de problemas, mentorías, grupos de trabajo y discusión, etc.
En el siguiente cuadro se ha tratado de resumir todas estas aportaciones.

Dibujo 1. Tipos de aprendizaje y nivel de competencia

Por último, hay que tener en cuenta que el alumnado de ahora es un tipo de persona que tiene problemas con la autorregulación. Su aprendizaje debe ser inmediato, con una aplicación directa. Tal como afirma el dicho “¡melón!, tajá’ fuera” (se trata de una frase que se suele decir a aquellas personas impacientes que no son capaces de esperar un tiempo razonable para obtener un resultado).
En este sentido es útil tener en cuenta la llamada “Esperial de creatividad” propuesta Resnick en 2007.

Tomando como objeto de estudio al alumnado actual, y la propuesta de Resnick, podemos llegar a la siguiente conclusión: para que el alumnado no pierda el interés por la tarea de aprendizaje, es conveniente iniciar el proceso con una situación real, que demuestre al alumno que necesita aprender un conjunto de saberes para poder resolver dicha situación.

Deja un comentario

Archivado bajo e-learning, Evaluación, Web 2.0

Evaluación de alumnos y competencias

Deja un comentario

Archivado bajo Evaluación