Archivo de la etiqueta: Teoría complejidad

Orígenes de la teoría de la complejidad

Se pueden indentifcar tres fases o generaciones en el desarrollo de la teoría de la complejidad (Alhadeff-Jones, 2008):
1º.- En esta primera generación se centró en el fenómneo de “complejidad organizada”. Se trata de la habilidad del sistema para aboserver energía o información integrarla en la organización del propio sistema. Es lo que ocurre, por ejemplo, con el proceso de feedback en cibernética.
2º.- Se centró en comprender los comportamientos no lineales y dinámicos.
3º.- En esta tercera generación se desarrolló el concepto de “sistema adaptativo complejo para deseignar a todos aquello sistemas compuestos de multiples uniades interactuando entre sí, cuyo cotrol está distribuido.

A lo largo del desarrollo de la teoría de la complejidad ha quedado patente las diferencias con sistemas que pueden ser “complicados” pero no complejos:

  • Complicado es todo sistema compuesto de unidades que pueden actuar unas sobre otras pero cuyo resultado o comportamiento final es la suma sus partes. En este sentido, el sistema puede ser descompuesto en sus partes, y el propio sistema es resultado de la suma de estas partes. Por ejemplo, un motor de un coche, o un horno.
  • Complejo es todo sistema compuesto de múltiples unidades que interaccionan entre sí, y cuyo comportamiento final es resultado de la interacción, siendo distinto a la simple suma de los elementos. Estos sistemas pueden ser descompuestos en partes, pero el análisis de las partes no explicaría el comportamiento global del sistema. Dicho de otra forma, el sistema es cualitativamente distinto a la suma de las partes.

 

En Educación, algunos de los campos que se están estudiando desde la perspectiva de la teoría de la complejidad son: el desarrollo del curriculum, el cambio en las organizaciones y las políticas educativas, la interdisciplinariedad, y las implicaciones éticas. Para más información al respecto, se pueden consultar las siguientes referencias:

  • Byrne, D. S. (2005). Complexity, configuration and cases. MyScienceWork. Recuperado a partir de https://www.mysciencework.com/publication/show/ab585aa3b9be112e767a7eebe2eef693
  • Davis, B., & Sumara, D. J. (2006). Complexity and Education: Inquiries Into Learning, Teaching, and Research. Mahwah, N.J: Routledge.
  • Osberg D & Biesta GJJ (2007). Beyond Presence: Epistemological and pedagogical implications of ‘strong’ emergence, Interchange, 38 (1), pp. 31-51.
  • Osberg, D., & Biesta, G. (2008). The emergent curriculum: navigating a complex course between unguided learning and planned enculturation. Journal of Curriculum Studies, 40(3), 313-328. https://doi.org/10.1080/00220270701610746.

Referencias
Alhadeff-Jones, M. (2008), Threee generations of complexity theoris: nuances and ambiguities. Educational Philosophy and Theory 40(1): 66-82.

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia, Paradigma

Teoría de la complejidad

La teoría de la complejidad no es en sí una teoría, sino un conjunto de teorías procedentes de distintos campos científicos: evolución, matemáticas, cibernética, etc. A pesar de la diversidad de fuentes y teorías, el cuerpo básico de la idea de complejidad está siendo desarrollada con éxito en las Ciencias Sociales.

De forma resumida, la teoría de la complejidad en el ámbito social se basa en dos premisas:

  • Personas y contextos donde se desarrolla el comportamiento social son inseparables, formando un sistema global.
  • Los cambios emergen por interacción de todos los elementos del sistema.

Estas dos premisas tienen consecuencias directas. Por ejemplo, las persona aprende por interacción con el medio, pero al mismo tiempo el contexto evoluciona (podría decirse que la organización social aprende) por la compleja interacción con el individuo. De hecho, sería casi imposible establecer un momento de inicio del aprendizaje en un sentido o en otro para la globalidad del grupo social, lo que impide establecer lineas causales claras.

Desde este punto de vista, las relaciones entre los elementos del sistema (objetos o individuos) son los actores que provocan la evolución del propio sistema, y no tanto dichos elementos en sí. Esta evolución o cambio emerge de la interacción compleja.

Para concluir, hacer hincapié de nuevo, en las dos premisas básicas de la teoría: globalidad (como sistema complejo tomado en su totalidad), así como el verbo emerger (por el que el sistema evoluciona desde la interacción compleja del propio sistema).

Deja un comentario

Archivado bajo Ciencia, Paradigma